Made of Millions #DearManager
Un análisis profundo sobre los trastornos

Trastorno oposicionista desafiante

También conocido como TOD

¿Qué es?

Es normal ser desafiante durante nuestra niñez y adolescencia. Nuestros cuerpos y mente están pasando por unos cambios enormes. A la vez, estamos tratando de saber quienes somos, por qué abogamos y hacia dónde queremos ir en la vida. Es un tiempo complicado y turbulento. 

Pero el desafío tiene sus límites. Los arrebatos y cambios de humor ocasionales son de esperarse, mientras que los problemas continuos de agresión, rabia y hostilidad no lo son. Personas que tienen dificultades para controlar estas emociones podrían tener el trastorno de oposición desafiante, también conocido como TOD. 

TOD es un trastorno en el cual un niño o adolescente demuestra patrones continuos de conducta argumentativa, vengativa, mal humor y problemas en seguir a la autoridad. Ocurre comúnmente junto a otras condiciones como el TDAH, depresión, ansiedad y dificultades de aprendizaje.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del TOD a menudo surgen durante la escuela elemental. Como todas las condiciones mentales, el TODO existe en un espectro que varía entre leve y severo. A la hora de dar una diagnosis, los médicos tendrán que confirmar que los síntomas han estado presentes por al menos 6 meses, y que no pueden ser explicados por ninguna otra condición o lesión reciente. Los síntomas incluyen:

  • Discusiones frecuentes con adultos y figuras con autoridad
  • Berrinches
  • Molesta o altera a las personas de manera intencional con frecuencia
  • Se molesta o irrita fácilmente
  • Arrebatos emocionales extremos
  • Culpar a otras personas por sus errores
  • Toca inapropiadamente
  • A menudo, desobedece las reglas o los pedidos de los adultos
  • Demuestra comportamiento vengativo 

El TOD puede tener un gran impacto en la capacidad de un niño hacer bien en la escuela, mantener relaciones sanas, no meterse en problemas y en participar en actividades extraescolares. El trastorno es más común entre los niños que en las niñas. En casos severos, el TOD puede desarrollarse a ser una condición conocida como trastorno de conducta.

¿Cuáles son algunas de las señales de alerta comunes?

El TOD fácilmente puede ser confundido por otras condiciones como el TDAH, ansiedad o cambio de humor hormonal. También se puede manifestar de manera diferente dependiendo de la edad y género del niño. En los niños, el TOD frecuentemente surge como comportamiento agresivo, mientras que las niñas son más probables a mentir o rechazar las órdenes de un adulto. 

Cuando se está tratando de determinar si un niño padece TOD, es importante que los padres y seres queridos presten atención al comportamiento en la casa, escuela y en otros ambientes sociales. Algunos niños son más alborotadores en un ambiente que en otro. Por ejemplo, un niño podría ser extremadamente desafiante con sus maestros, pero no tanto con sus padres.

Habla con los maestros de tu hijo sobre su conducta durante sus clases y con otros estudiantes. Habla con los otros padres para ver si han notado algún comportamiento problemático durante la hora en que juegan los niños. Toma nota de cuánto tiempo se ha estado comportando de esta manera y si está empeorando.

Hazte las siguientes preguntas: 

  • ¿Coincide su mal rendimiento en la escuela con los problemas en casa? 
  • ¿Han aumentado los berrinches o arrebatos emocionales? 
  • ¿Han durado seis meses o más estos comportamientos? 
  • ¿Se están esforzando en desobedecerte, aún cuando han sido advertidos de las consecuencias o cuando las reglas han sido bien explicadas? 

Si es así, deberías encontrar el tiempo para sentarte con ellos y hablar sobre buscar ayuda.

¿Qué causa este trastorno?

Las causas exactas del TOD son desconocidas. Los médicos creen que hay un rango de factores que juegan un papel en su desarrollo, incluyendo:

  • Ser genéticamente predispuesto (esto es otros familiares luchan contra TOD)
  • Sufrir una lesión cerebral tras la cual aparecen síntomas
  • Tener un desequilibrio químico en el cerebro
  • Tener otras condiciones mentales relacionadas como la ansiedad o depresión
  • Ser criado en un entorno familiar tóxico, o vivir con padres o guardianes que tienen problemas de adicción
  • Ser rechazado por compañeros y ser víctima de bullying
  • Haber sido abusado de niño

¿Cómo se trata?

Tratamiento para el TOD a menudo implica intervenciones y psicoterapia basada en la familia. Los enfoques comunes incluyen:

  • Terapia conductivo conductual: Una forma de psicoterapia que desafía los patrones negativos del pensamiento y comportamiento. Se basa en la idea de que nuestras actitudes tienen un gran impacto en cómo pensamos y cómo nos comportamos. Durante la TCC, una terapeuta te ayudará a reemplazar los patrones negativos del pensamiento y comportamientos con unos más positivos.
  • La terapia de interacción entre padres e hijos (PCIT): Una forma de terapia en la cual los profesionales entrenan a los padres a través de interacciones con sus hijos, con el propósito de mejorar su vínculo, equipándolos con técnicas productivas y minimizar los síntomas del TOD.
  • Entrenamiento en habilidades sociales: Una forma de terapia que les enseña a los niños cómo mejor interactuar con sus compañeros
  • Terapia de solución de problemas: Una forma de terapia que ayuda a los niños desarrollar habilidades para resolver problemas con el propósito de minimizar los arrebatos emocionales y frustraciones.

Otros tipos de terapia de familia podrían ser recomendados para mejorar las relaciones en casa, los estilos de comunicación y estrategias de afrontamiento. No hay medicamentos específicamente aprobados para tratar TOD, y no son considerados la primera opción cuando se trata de tratamientos. Sin embargo, algunos niños sí tienen éxito cuando toman medicamentos para tratar los síntomas de trastornos concurrentes como la ansiedad, depresión o irritabilidad. Existen algunas pruebas que muestran que los suplementos dietéticos como los Omega 3 también pueden aliviar los síntomas.

Por último las técnicas de modificación de la conducta también pueden ser eficaces. Este enfoque terapéutico busca cambiar los hábitos y comportamientos negativos utilizando una variedad de métodos cómo establecer límites, consecuencias y sistemas de recompensa y economías de fichas.

Es importante recordar que los planes de tratamiento son personalizados. Las personas deberían trabajar de uno a uno con un médico para encontrar uno que se ajuste a sus necesidades. Solo porque un medicamento o un enfoque terapéutico ayuda a otra persona, no quiere decir que será la solución correcta para ti o tu hijo.

¿Cómo puedo ayudar a un ser querido con TOD?

Ayudar a un niño con TOD puede ser difícil. Es común que se enojen cuando son enfrentados o cuando se les pide de ir a terapia. Dicho esto, hay cosas que los padres, hermanos y maestros pueden hacer en casa o en la escuela para ayudar con su recuperación. Por ejemplo:

  • Premiar la buena conducta: Déjales saber cuando han hecho un buen trabajo. Explícales por qué estás orgulloso así entienden porqué están siendo premiados.
  • Sé un buen ejemplo: Sirve de ejemplo en situaciones sociales, en casa, en la escuela y cuando te comunicas con sus hermanos o compañeros. Es importante que tengan una referencia para la buena conducta.
  • Comunica las reglas claramente: Asegúrate de que tus expectativas sean entendidas de antemano para que no haya oportunidad para malentendidos. Cuando las cosas estén fallando, sigue esta regla. Comunica claramente lo que falló y porqué estás molesto.
  • Sigue adelante con las consecuencias: Haz respetar las reglas cuando no son seguida, en vez de ser indulgente. Si no lo haces, no tendrán una incentiva para corregir su comportamiento. Dicho esto, no establezcas castigos estrictos e innecesarios por pequeños accidentes.
  • Crea rutinas: Crea sistemas para gestionar la casa, escuela y el tiempo libre. Los horarios pueden a ayudar a un niño mantener el curso. Involúcralos en el proceso de crear el horario así pueden sentir que es algo propio. 
  • Escoge tus batallas: No pelees por todo. Aprende a no darle importancia a todo aún cuando estés frustrado. Niños con TOD se pueden sentir señalados por los adultos. Es importante que no todo se sienta como una lucha.

Si eres un padre o cuidador principal de un niño con TOD, considera buscar asesoramiento para ti mismo. Es importante que mantengas tu propio bienestar mental mientras los ayudas a encontrar el de ellos. 

Apoya nuestro trabajo

Nuestra misión es cambiar la manera en que el mundo percibe la salud mental.