Made of Millions #DearManager
Un análisis profundo sobre los trastornos

Trastorno límite de la personalidad

También conocido como TLP

¿Qué es?

Los trastornos de la personalidad son patrones de comportamiento profundamente arraigados que violan las normas sociales y causan problemas en las relaciones interpersonales. Se dividen en tres categorías: Grupo A, B y C. 

Los trastornos de la personalidad anteriormente se conocían como trastornos del eje II - un grupo de condiciones que impactan el funcionamiento de un persona en relación a los demás. Son egosintónicos, lo cual quiere decir que una persona con un trastorno de la personalidad a menudo no cree tener un problema. El trastorno es consistente con su manera de ver el mundo, su percepción de los demás y de sí mismos. Normalmente empieza durante la adolescencia de la persona o en la adultez temprana, y en algunos casos, son menos obvios en la edad mediana. Es común para las personas con un trastorno de la personalidad tener síntomas de otros. 

El trastorno límite de la personalidad, también llamado TLP, es un trastorno del Grupo B. Éstos se caracterizan por comportamientos dramáticos, emocionales y erráticos. Personas con TLP tienen dificultad para regular sus emociones. A menudo luchan con la imagen que tienen de sí mismos, con manejar sus emociones y comportamiento y tienen un patrón de relaciones inestables. El TLP se caracteriza por un intenso temor al abandono o la inestabilidad. Una persona con este trastorno puede tener dificultades para estar sola, sin embargo, sus cambios de humor y su(s) comportamiento(s) inapropiado(s) a menudo alejan a las personas. Los síntomas suelen aparecer a principios de la edad adulta y empeoran con la edad. 

El TLP a menudo ocurre junto con otras condiciones de salud mental incluyendo la depresión, trastornos de ansiedad, TEPT, trastornos alimenticios y abuso de sustancias. Se estima que casi el 1.9% del poblado estadounidense padece TLP, pero esa cifra podría ser tan alta como 5.9%. Es más común en las mujeres que en los hombres. 

¿Cuáles son los síntomas?

Personas con TLP sienten sus emociones intensamente. A menudo entran en pánico o se enojan si creen que han sido abandonados o agraviados por los demás. Estas respuestas emocionales llevan a relaciones difíciles. A veces cambian rápidamente entre adular a las personas y odiarlas. Sus altibajos emocionales pueden provocar un comportamiento impulsivo, como autolesionarse, tener mucho sexo, hacer cambios drásticos en su apariencia o gastar mucho dinero. 

Otros síntomas incluyen:

  • Un miedo intenso de abandono
  • Hacer todo lo posible para evitar el abandono, como la amenaza de suicidio 
  • Tener un patrón de relaciones inestables o abusivas 
  • Experimentar cambios repentinos en la auto-identidad o en la imagen de sí mismo, como cambiar de carrera, de casa o de moda muy rápidamente 
  • Vivir periodos de paranoia en los que se pierde el contacto con la realidad 
  • Participar en conductas impulsivas o riesgosas, incluyendo el uso de drogas o el autosabotaje 
  • Amenaza de suicidio o autolesión 
  • Experimentar cambios de humor sustanciales que duran horas o días 
  • Experimentar una intensa felicidad, irritabilidad, vergüenza o ansiedad 
  • Sentirse vacío 
  • Expresiones intensas de ira, incluyendo gritos o peleas físicas 

¿Cuáles son algunas de las señales de alerta comunes?

El TLP se caracteriza por emociones intensas y comportamiento codependiente. Es por esto que un ser querido podría mostrar síntomas visibles en la casa, trabajo o en ambientes sociales. Presta atención a sus reacciones emocionales, hábitos sociales y sus relaciones con los demás. Hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Temen estar solos o abandonados por su familia, amigos o parejas?
  • ¿Pasan por cambios repentinos y drásticos en su apariencia, como cortarse o teñirse el pelo, hacerse
  • piercings o vestirse de manera diferente?
  • ¿Pasan por cambios repentinos y drásticos en sus objetivos de vida, como cambiar de trabajo, mudarse o cambiar sus creencias personales? 
  • ¿Amenazan con suicidarse o hacerse daño a sí mismos cuando se molestan? 
  • ¿Se enojan o se vuelven demasiado agresivos cuando creen que han sido perjudicados? 
  • ¿Se encariñan o se obsesionan con las personas muy rápidamente? 
  • ¿Tienes que "caminar de puntillas" a su alrededor por miedo a molestarlos? 

Ninguno de estos comportamientos confirman un diagnóstico de TLP, pero sí insinúan uno. Si te sientes cómodo haciéndolo, habla con tu ser querido sobre su comportamiento y por qué estás preocupado. Ten en cuenta que los síntomas no siempre son obvios. Personas luchando con condiciones crónicas de salud mental a menudo aprenden a ocultar su dolor de otras personas.

¿Qué causa este trastorno?

Se desconocen las causas exactas del TLP. Los médicos creen que un rango de factores juegan un papel en su desarrollo, incluyendo el ser genéticamente predispuesto (por ejemplo, otros miembros de la familia luchan con el TLP u otros trastornos mentales) o tener un historial de trauma, como haber sido emocional o físicamente abusado cuando eran niños, o tener anormalidades cerebrales como problemas con la producción de serotonina o problemas en partes del cerebro relacionadas con la regulación de las emociones, la impulsividad y la agresión.

¿Cómo se trata?

El método principal de tratamiento para todos los trastornos de la personalidad, incluyendo el TLP, es la psicoterapia (también conocida como la terapia de la conversación). Los enfoques más recomendados son la terapia dialéctica conductual (TLP), la terapia cognitivo conductual (TCC) y la psicoterapia psicodinámica. Otros enfoques incluyen la terapia centrada en esquemas, terapia basada en la mentalización, entrenamiento en sistemas para la previsibilidad emocional y resolución de problemas (STEPPS, por sus siglas en inglés) y psicoterapia centrada en la transferencia.   

Normalmente no se utilizan los medicamentos para tratar los trastornos de la personalidad. Sin embargo, podrían ser recomendados para tratar casos graves o síntomas que se derivan de condiciones concurrentes.

Los medicamentos comunes podrían incluir antidepresivos como los ISRS o IRSN, medicamentos antiansiedad (también conocidas como las benzodiazepinas), estabilizadores del estado de ánimo y antipsicóticos.

Es importante recordar que los planes de tratamiento son personalizados. Si estás buscando ayuda, asegúrate de trabajar de uno a uno con un médico para crear un plan que se ajuste a tus necesidades. Solo porque un medicamento o terapia le ayuda a otra persona recuperarse, no quiere decir que será la solución correcta para ti. Nunca te sientas culpable por pedir ayuda, tomar medicamentos o ir a terapia. Ocuparte de salud mental es algo productivo y valiente.

¿Cómo puedo ayudar a un ser querido con TLP?

Cuidar de alguien con TLP no es fácil. Puede que a veces tu relación se sienta turbulente y tóxica. Es importante recordar que sus inseguridades o respuestas emocionales no significan que eres una mala persona. 

También puede ser difícil saber cómo apoyarlos. ¿Quieren hablar de su comportamiento? ¿Se alejarán de ti si intentas ayudarlos? No hay respuestas fáciles a estas preguntas. Cada persona maneja sus salud mental de manera diferente. Dicho esto, todos queremos sentirnos amados y apoyados. Demostrarle a alguien que estás comprometido con su bienestar puede marcar una gran diferencia.

He aquí unas maneras de cómo hacerlo:

  • Edúcate: Lee sobre los síntomas, opciones de tratamiento y recomendaciones para vivir sanamente. Prueba de entender por lo que está pasando tu ser querido y así estar mejor preparado para hablarlo con ellos. Esto hará que seas un recurso valioso a la hora de encontrar un tratamiento.
  • Aboga por el tratamiento: Pedir ayuda puede ser duro. El estigma social a menudo no permite que las personas se abran a los demás sobre sus síntomas. Apoya a tu ser querido ayudándolo a investigar diferentes métodos de tratamiento o médicos en su área. Si gustan, puedes ir a una sesiones con ellos. Recuérdales que no hay nada raro con recibir ayuda, y que estás orgulloso de ellos por seguir adelante. Recuerda que personas con trastorno esquizotípico de la personalidad a menudo son reacios a buscar ayuda.
  • Déjales saber que te importan: Comunícales que los amas y que estás ahí para ellos. Hazles cumplidos cuando se vean bien o hagan algo bien. Personas con TLP a menudo son acomplejados e inseguros. Estos reconocimientos serán reconfortantes.
  • Establece límites: Quieres ser comprensivo de sus síntomas, pero eso no quiere decir que tienes que soportar todo. Establece reglas de lo que tolerarás y lo que no en tu relación. Respeta estos límites y cumple con las consecuencias cuando se rompen.
  • Sé paciente: No te lo tomes personalmente si te atacan de alguna manera, no responden a tus mensajes o si se socializan menos. Ellos están luchando contra algo que es muy difícil superar. Su distancia no tiene nada que ver con quien eres como persona. Sigue estando presente aun cuando sientes que no ayuda. El acto por sí solo les deja saber que tienen personas en sus vidas que se preocupan.

Apoya nuestro trabajo

Nuestra misión es cambiar la manera en que el mundo percibe la salud mental.