Made of Millions Made Academy
Un análisis profundo sobre los trastornos

Esquizofrenia

Una condición caracterizada por la psicosis

¿Qué es?

Algunos trastornos mentales son más fáciles de entender que otros. Nos podemos relacionar a sus síntomas, aunque no luchemos contra ellos – los altibajos, la ansiedad intensa, los pensamientos acelerados. Pero otros son más complejos. No solo impactan como nos comportamos y sentimos sino también la manera en que percibimos el mundo.

La esquizofrenia es una de estas condiciones. Como trastorno del pensamiento, afecta la habilidad de que una persona piense claramente e interprete la realidad de forma “normal”. Personas con esquizofrenia a menudo experimentan delirio, alucinaciones y el pensamiento desordenado. Puede que tengan dificultades para hablar coherentemente, gestionar sus emociones, tomar decisiones e interactuar con otras personas por causa de sus síntomas.

¿Cuáles son los síntomas?

La esquizofrenia afecta la manera en que las personas piensan, se sienten y comportan. Una persona con esta condición puede parecer que haya perdido el sentido de la realidad, y creer en cosa raras e ilógicas. Entre los hombres, normalmente se establece entre el final de la adolescencia y el principio de los 20, y entre las mujeres al final de los 20 y el inicio de los 30. Es una condición grave y de por vida que se calcula afecta a 1% de la población estadounidense.

Los síntomas de la esquizofrenia son divididos en tres categorías – síntomas positivos (conducta psicótica), síntomas negativos (interrupciones al estado de ánimo y conducta) y síntomas cognitivos (procesamiento mental).

Síntomas positivos:

  • Delirios
  • Alucinaciones
  • Pensamiento desorganizado
  • Comportamiento motor desorganizado

Síntomas negativos:

  • Falta de emoción en expresiones faciales o tono de voz. Esto se llama “aplanamiento afectivo”
  • Sentido de placer reducido al hacer actividades de todos los días
  • Dificultad en empezar y sostener actividades
  • Habla reducida

 Síntomas cognitivos 

  • Dificultad en entender información y usarla para tomar decisiones. Esto se llama tener mal “funcionamiento ejecutivo”.
  • Dificultad en prestar atención
  • Dificultad en usar información inmediatamente después de aprenderla. Esto se llama tener mala “memoria funcional”

Estos síntomas pueden variar en frecuencia e intensidad a lo largo del tiempo y entre las personas. Algunos síntomas pueden estar presentes todo el tiempo, mientras que otros van y vienen. Antes se categorizaba la esquizofrenia en diferentes “tipos” incluyendo paranoide, catatónico, indiferenciada, desorganizada y residual. Se ha dejado de usar estos a cambio de un espectro de esquizofrenia que es menos rígido, y es causa de la coincidencia de los síntomas.

Diagnosticar la esquizofrenia es difícil por varias razones. Personas con la condición a menudo no piensan o “creen” que lo padecen. Las enfermedades físicas, como los tumores cerebrales, deben descartarse, al igual que otros trastornos psicóticos, como el bipolar, que comparten síntomas similares. Para ser oficialmente diagnosticado, una persona debe presentar dos o más de los siguientes síntomas:

  • Delirios
  • Alucinaciones
  • Habla desorganizada
  • Conducta desorganizada o catatónica 
  • Síntomas negativos (ver arriba)

Por lo menos uno de estos síntomas debe ser o delirios, alucinaciones o habla desorganizada.

¿Cuáles son algunas de las señales de alerta comunes?

La esquizofrenia puede ser distinto en diferentes personas. Al contrario de lo que comunican los medios, las señales de alerta tempranas no siempre son lo suficiente para indicar una grave condición mental. A lo largo del tiempo, estos factores estresantes suelen “disparar” síntomas más sustanciales que preocupan a la familia y amigos.

Durante las primeras etapas, la esquizofrenia puede causar patrones de sueño raros, aislamiento social, falta de motivación, autolesionarse, abuso de sustancias e irritabilidad. Estos síntomas son particularmente comunes entre los adolescentes con la condición. Conforme progresa, los síntomas más severos, como los delirios y alucinaciones, surgirán. 

El más obvio indicador del trastorno, es la sensación que alguien ha perdido el contacto con la realidad. Si estás preocupado que un ser querido padece esquizofrenia, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Están hablando de manera extraña, como rápidamente, incoherentemente, o de juntar palabras y frases que no tienen sentido?
  • ¿Parecen estar paranoicos o nerviosos? ¿Han expresado miedos sobre personas o situaciones que no lo merecen?
  • ¿Han mencionado “escuchar voces”?
  • ¿Se han vuelta súper religiosos o han adoptado creencias religiosas raras?
  • ¿Parecen estar vacíos cuando hablas con ellos? ¿Exhiben un rango pequeño de emociones?
  • ¿Se olvidan de cosas fácilmente o no recuerdan bien los eventos del pasado?
  • ¿Han cambiado drásticamente sus manierismos?
  • ¿Se quedan despiertos hasta tarde haciendo búsquedas de teorías conspiratorias o ideas religiosas? ¿Se han obsesionado con estas ideas?
  • ¿Han expresado tener alucinaciones?
  • ¿Hablan con personas que no están presentes?
  • ¿Tienen reacciones emocionales inapropiadas a diferentes situaciones como enojarse y convertirse hostil rápidamente?
  • ¿Parecen estar apáticos a la vida y fuera de contacto con sus responsabilidades y relaciones?

Estos comportamientos no confirman un diagnóstico de esquizofrenia, pero sí sugieren uno. Si te sientes bien haciéndolo, habla con tu ser querido sobre este comportamiento y por qué estás preocupado.

¿Qué causa este trastorno?

Se desconocen las causas exactas de la esquizofrenia. Los médicos creen que un rango de factores juega un papel en su desarrollo, incluyendo: 

  •  La genética: las personas son más probables a desarrollar la esquizofrenia si hay un historial familiar del trastorno u otras formas de psicosis.
  • La química cerebral: problemas con ciertos neurotransmisores, incluyendo la dopamina y el glutamato, han sido vinculados a la condición.
  • Ambiental: ser expuestos a ciertos virus o ser malnutrido en el vientre puede aumentar el riesgo de desarrollar esquizofrenia más tarde en la vida. También existen algunas pruebas que demuestran que experiencias traumáticas, como ser abusado o violado, puede desencadenar los síntomas.
  • Abuso de sustancias: algunos estudios demuestran un vínculo entre el abuso de drogas y la psicosis.

¿Cómo se trata?

La gestión eficaz de la esquizofrenia a menudo supone una combinación de psicoterapia y medicamentos. Hábitos sanos de estilo de vida y el apoyo social también son recomendados.

Los medicamentos son considerados un pilar de la gestión de la esquizofrenia. La mayoría de las personas necesitarán tomar medicinas por toda la vida para mantener los síntomas al margen. Los medicamentos antipsicóticos son los más comúnmente recetados para la esquizofrenia. A pesar de que sean eficaces, se sabe que tienen intensos efectos secundarios, lo cual podría hacer que las personas sean reacios a tomarlos. 

Existen dos clases de antipsicóticos – la primera generación (convencional) y la segunda generación (atípico). Los antipsicóticos de primera generación son más viejos, más económicos y tienen más efectos secundarios sustanciales. Las segundas generaciones son más recientes y tienen menos efectos secundarios.

  • Primera generación/convencional: Chlorpromazine (Thorazine), Fluphenazine (Prolixin), Haloperidol (Haldol), Loxapine (Oxilapine), Perphenazine (Trilafon), Thioridazine (Mellaril), Thiothixene (Navane)Trifluoperazine (Stelazine)
  • Segunda generación/atípico: Aripiprazole(Abilify), Asenapine (Saphris), Brexpiprazole (Rexulti), Cariprazine (Vraylar),Clozapine (Clozaril), Iloperidone (Fanapt), Lurasidone (Latuda), Olanzapine(Zyprexa), Paliperidone (Invega), Quetiapine (Seroquel), Risperidone(Risperdal), Ziprasidone (Geodon)

La psicoterapia es un término amplio que se refiere a un rango de enfoques terapéuticos. Los modelos comunes para afrontar la esquizofrenia son:

  • La psicoterapia individual: sesiones de uno a uno que ayuda a la gente mejor entender y gestionar sus síntomas.
  • La terapia cognitiva conductual (TCC): un modelo terapéutico que desafía los patrones negativos del pensamiento y conducta. Durante la TCC, una terapeuta le ayudará a una persona establecer mecanismos sanos de afrontamiento para sus delirios y alucinaciones.
  • La terapia de rehabilitación cognitiva (CET, por sus siglas en inglés): una terapia que le enseña a las personas cómo percatarse pistas sociales y “disparadores”, y mejorar su memoria, atención y organización de pensamientos.
  • La terapia familiar: una terapia que ayuda a los seres querido de una persona con esquizofrenia mejor entender la condición, reducir el estrés que tienen siendo un cuidador o sistema de apoyo, procesar sus emociones y mejorar la salud general de la familia.  

Terapias psicosociales frecuentemente son promovidas como tratamientos extras para ayudar a las personas funcionar más efectivamente en ambientes sociales. Un puñado de enfoques podrían ser beneficiosos, incluyendo la formación de habilidades sociales, grupos de autoayuda, terapia comunitaria asertiva (ACT, por sus siglas en inglés), Coordinated Specialty Care (CSC, por sus siglas en inglés), y la terapia de recuperación social. Puedes aprender más sobre estas aquí.

 La terapia electroconvulsiva (ECT, por sus siglas en inglés) puede ser recomendada para personas que no responden bien a terapia o medicamento. Puedes aprender más sobre la ECT aquí.

Es importante recordar que los planes de tratamiento son personalizados. Si estás buscando ayuda, asegúrate de trabajar de uno a uno con un doctor para crear un plan que se ajuste a tus necesidades. Solo porque un medicamento o terapia la ayuda a otra persona a recuperarse, no quiere decir que será la solución correcta para ti. Nunca te sientas culpable por pedir ayuda, tomar medicamentos o ir a terapia. Cuidar de tu salud mental es algo productivo y valiente de hacer.

¿Cómo puedo ayudar a un ser querido con Esquizofrenia?

Puede ser duro saber cómo reaccionar cuando una ser querido no está bien. ¿Querrán hablar, o preferirán mantener sus experiencias privadas? ¿Se alejarían de ti si tocas el tema? 

No hay respuestas sencillas para estas preguntas. Cada persona maneja su salud mental de manera diferente. Dicho esto, todos queremos sentirnos amados y apoyados. Demostrarle a alguien que estás invertido en su bienestar puede marcar un mundo de diferencia.

He aquí algunas maneras de cómo hacerlo:

  • Edúcate: Lee sobre los síntomas, opciones de tratamiento y recomendaciones para vivir una vida sana. Intenta comprender por lo que está viviendo tu ser querido para que estés mejor preparado para hablar con ellos sobre ello. Esto te hará un valioso recurso a lo hora de buscar un tratamiento.
  •  Aboga por el tratamiento: Pedir ayuda puede ser duro. El estigma social frecuentemente no permite que las personas hablen de sus síntomas. Apoya a tu ser querido ayudándolos a buscar diferentes métodos de tratamiento o médicos en el área. Si quieren, podrías ir a algunas sesiones con ellos. Recuérdales que no hay nada raro con recibir ayuda y que estás orgulloso de ellos por seguir adelante.
  • Sé empático: Los delirios y alucinaciones asociados con la esquizofrenia se sienten muy reales. Intenta no ser brusco cuando estén pasando por un episodio. Permanece tranquilo y recuerda por lo que están pasando. Recuérdales que estás ahí para ayudarlos y que los amas.
  • Ayúdalos: Personas luchando contra un trastorno mental grave como la esquizofrenia pueden tener dificultades para mantenerse al día con sus responsabilidades como preparar sus comidas, pagar sus facturas o hacer la limpieza. Busca tiempo para hacer estas cosas con tu ser querido para que sientan apoyados y no se sientan abrumados por tareas inacabadas. 
  • Sé paciente: No te lo tomes a pecho si te atacan verbalmente. Están luchando contra algo que es muy difícil superar. Su distancia no tiene nada que ver contigo. Sigue estando presentes aún cuando sientes que no está ayudando. El simple acto les deja saber que tienen a personas en sus vidas que se preocupan por ellos.

A menudo se les pide a los seres queridos de personas con trastorno esquizofreniforme  que ayuden a monitorear sus medicamentos y de prestar atención a señales de una recaída. Si crees que son una amenaza a la seguridad de otras personas o de sí mismos, busca ayuda inmediatamente. Y finalmente, recuerda de cuidarte. Busca terapia para ti si estás luchando para afrontar su condición.

Apoya nuestro trabajo

Nuestra misión es cambiar la manera en que el mundo percibe la salud mental.