Made of Millions #DearManager
Un análisis profundo sobre los trastornos

Trastorno histriónico de la personalidad

Also known as HPD

¿Qué es?

Los trastornos de la personalidad son patrones de comportamiento profundamente arraigados que violan las normas sociales y causan problemas en las relaciones interpersonales. Se dividen en tres categorías: Grupo A, B y C. 

Los trastornos de la personalidad anteriormente se conocían como trastornos del eje II - un grupo de condiciones que impactan el funcionamiento de un persona en relación a los demás. Son egosintónicos, lo cual quiere decir que una persona con un trastorno de la personalidad a menudo no cree tener un problema. El trastorno es consistente con su manera de ver el mundo, su percepción de los demás y de sí mismos. Normalmente empieza durante la adolescencia de la persona o en la adultez temprana, y en algunos casos, son menos obvios en la edad mediana. Es común para las personas con un trastorno de la personalidad tener síntomas de otros. 

El trastorno histriónico de la personalidad (HPD, por sus siglas en inglés) es un trastorno del Grupo B. Éstos se caracterizan por comportamiento dramático, emocional y errático. Personas con HPD constantemente quieren ser el centro de atención, y se enojan o molestan cuando no lo son. A menudo se involucran en conductas seductoras para atraer a otros, y sobre dramatizan las situaciones.   

El trastorno histriónico de la personalidad a menudo ocurre junto con otras condiciones, incluyendo el trastorno depresivo mayor, depresión, distimia, y otros trastornos de la personalidad como el antisocial, el límite y narcisista. Se estima que menos del 2% del poblado estadounidense padece HPD. Se piensa que es un poco más común en las mujeres.

¿Cuáles son los síntomas?

A menudo las personas con HPD son consideradas coquetas, en búsqueda de atención y dramáticas. Se sienten incómodas o menospreciadas cuando no son el centro de atención. A menudo se visten o actúan de manera provocativa, incluyendo en ambientes cuando no es apropiado como en el trabajo o en reuniones familiares. Cuando se les niega algo o sienten que les han hecho un mal, suelen tener fuertes reacciones emocionales. A pesar de sus intensas personalidades, a menudo son confiables y fácilmente influenciadas por otras personas.

Otros síntomas incluyen: 

  • Estar demasiado preocupado por su apariencia física 
  • Buscando constantemente la aprobación de los demás
  • Ser crédulos o fácilmente convencidos  
  • Actuando de forma muy dramática, casi como si estuvieran actuando 
  • Usando expresiones exageradas que carecen de sinceridad 
  • Cambiar de humor rápidamente 
  • Ser extremadamente sensible a las críticas de desaprobación 
  • Se aburren fácilmente y a menudo paran las cosas sin terminarlas 
  • Tomar decisiones precipitadas 
  • Ser egocéntrico 
  • No mostrar preocupación por otras personas y sus necesidades
  • Amenazar con suicidarse o hacerse daño a sí mismo para llamar la atención 
  • Frustrarse fácilmente 
  • Tener dificultad para mantener relaciones

Personas con HPD suelen ser de alto funcionamiento en sus vidas sociales y profesionales. Sin embargo, ellos pueden usar sus habilidades sociales para manipular a los demás y hacerse el centro de atención. El HPD a menudo impacta las relaciones románticas de una persona, y puede hacer que no sean buenos para afrontar el fracaso, el rechazo y la pérdida. Es común que el HPD sea comórbido con la depresión.

¿Cuáles son algunas de las señales de alerta comunes?

La HPD se caracteriza por tendencias dramáticas, sugestivas y egocéntricas. Es por esto, que un ser querido con HPD podría mostrar síntomas visibles en la casa, trabajo o ambientes sociales. Presta atención a sus reacciones emocionales, hábitos sociales y relaciones con los demás. Hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Temen estar solos o abandonados por la familia, los amigos y la pareja? 
  • ¿Coquetean en momentos inapropiados, como con los compañeros de trabajo? 
  • ¿Hacen exhibiciones públicas de tristeza o felicidad que parecen forzadas o falsas? 
  • ¿Se ponen celosos fácilmente? 
  • ¿Se preocupan demasiado por su apariencia cuando van a eventos casuales o hacen mandados? 
  • ¿Toman decisiones impulsivas, como gastar mucho dinero o tener sexo con mucha gente? 
  • ¿Se frustran cuando la gente no puede salir, tiene trabajo que hacer o no actúa lo suficientemente "espontáneamente"? 
  • ¿Son rápidos para confiar en las nuevas personas y se dejan llevar por ideas u oportunidades excitantes con mucha facilidad? 

Ninguno de estos comportamientos confirman un diagnóstico de la HPD, pero sí insinúan uno. Si te sientes cómodo haciéndolo, habla con tu ser querido sobre su comportamiento y por que estás preocupado. Recuerda que los síntomas no siempre son obvios. Personas que están luchando contra las enfermedades mentales crónicas a menudo aprenden a ocultar su dolor de los demás. Es posible aparentar estar bien por fuera, mientras se enfrentan a dificultades mentales en secreto.

¿Qué causa este trastorno?

Las causas exactas de la HPD se desconocen. Los médicos creen que un rango de factores juegan un papel en su desarrollo, incluyendo ser genéticamente predispuesto (por ejemplo que otros miembros de la familia luchan contra la HPD u otros trastornos mentales), tener sistemas noradrenérgico y de norepinefrina de alta respuesta o haber sido criados por padres que no los castigaron o premiaron calidades dramáticas o egocéntricas.

¿Cómo se trata?

El método principal de tratamiento para todos los trastornos de la personalidad, incluyendo la HPD, es la psicoterapia (también conocida como la terapia de conversación). Sin embargo, personas con HPD a menudo rechazan la ayuda porque no ven su conducta como problemática. En vez, podrían buscar soluciones para trastornos concurrentes como la depresión.

Normalmente no se utilizan los medicamentos para tratar los trastornos de la personalidad. Sin embargo, podrían ser recomendados para tratar casos graves o síntomas que se derivan de condiciones concurrentes.

Medicamentos comunes incluyen antidepresivos como los ISRS o IRSN, medicamentos anti ansiedad (también conocidas como las benzodiazepinas), y estabilizadores del estado de ánimo.

Es importante recordar que los planes de tratamiento son personalizados. Si estás buscando ayuda, asegúrate de trabajar de uno a uno con un médico para crear un plan que se ajuste a tus necesidades. Solo porque un medicamento o terapia le ayuda a otra persona recuperarse, no quiere decir que será la solución correcta para ti. Nunca te sientas culpable de pedir ayuda, tomar medicamentos o ir a terapia. Ocuparte de salud mental es algo productivo y valiente.

¿Cómo puedo ayudar a un ser querido con Trastorno histriónico de la personalidad?

Cuidar de alguien con HPD no es fácil. Puede que sientas que valoran más la aprobación ajena que tus necesidades. O que estarían dispuestos a traicionarte por otras personas u oportunidades. Es importante recordar que sus comportamientos no son un reflejo de tu valor como persona.

También puede ser difícil saber cómo apoyarlos. ¿Quieren hablar sobre su comportamiento? ¿Se alejarán de ti si intentas ayudarlos? No hay respuestas fáciles a estas preguntas. Cada persona maneja su salud mental de manera diferente. Dicho esto, todos queremos sentirnos amados y apoyados. Mostrarle a alguien que estás comprometido con su bienestar puede marcar una gran diferencia.

He aquí algunas maneras de cómo hacerlo:

  • Edúcate: Lee sobre los síntomas, opciones de tratamiento y recomendaciones para vivir sanamente. Prueba de entender por lo que está pasando tu ser querido y así estar mejor preparado para hablarlo con ellos. Esto hará que seas un recurso valioso a la hora de encontrar un tratamiento.
  • Aboga por el tratamiento: Pedir ayuda puede ser duro. El estigma social a menudo no permite que las personas se abran a los demás sobre sus síntomas. Apoya a tu ser querido ayudándolo a investigar diferentes métodos de tratamiento o médicos en su área. Si gustan, puedes ir a una sesiones con ellos. Recuérdales que no hay nada raro con recibir ayuda, y que estás orgulloso de ellos por seguir adelante. Recuerda que personas con trastorno esquizotípico de la personalidad a menudo son reacios a buscar ayuda.
  • Déjales saber que te importan: Comunícales que los amas y que estás ahí para ellos. Hazles cumplidos cuando se vean bien o hagan algo bien. Personas con HPD a menudo son acomplejados e inseguros. Estos reconocimientos serán reconfortantes.
  • Establece límites: Quieres ser comprensivo de sus síntomas, pero eso no quiere decir que tienes que soportar todo. Establece reglas de lo que tolerarás y lo que no en tu relación. Respeta estos límites y cumple con las consecuencias cuando se rompen.
  • Sé paciente: No te lo tomes personalmente si te atacan de alguna manera, no responden a tus mensajes o si se socializan menos. Ellos están luchando contra algo que es muy difícil superar. Su distancia no tiene nada que ver con quien eres como persona. Sigue estando presente aun cuando sientes que no ayuda. El acto por sí solo les deja saber que tienen personas en sus vidas que se preocupan.

Apoya nuestro trabajo

Nuestra misión es cambiar la manera en que el mundo percibe la salud mental.