Un análisis profundo sobre los trastornos

Trastorno de estrés postraumático

También conocido como TEPT

¿Qué es?

Es normal sentirse conmocionado y ansioso después de una experiencia traumática. Cosas como los accidentes de auto, agresión sexual y guerra pueden tener un gran impacto a la salud emocional de una persona. Puede que se depriman, que tengan problemas para dormir o que tengan dificultades para socializarse por un tiempo hasta que se disminuya el choque.

Pero para algunas personas, los síntomas no desvanecen. Sus miedos y ansiedad empeoran a la larga, y provocan flashbacks y pesadillas intensas. Puede que hasta eviten ciertos lugares y personas para tratar de controlar su ansiedad. 

Esto se llama trastorno de estrés postraumático o TEPT. Al contrario de lo que comunican los medios sobre el trastorno, no sólo afecta a los veteranos o aquellos que han visto combates. Puede ocurrir después de un amplio rango de incidentes traumáticos. No todas las personas que han pasado por un trauma desarrollarán esta condición, y no siempre aparece inmediatamente. Algunos casos demoran meses o años para surgir completamente. Casi 3.6% de los adultos en los EEUU padecen TEPT cada año, y se estima que 7.8 millones lo experimentará en algún momento de sus vidas. 

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del TEPT se dividen en cuatro categorías: pensamientos intrusos, evitación, pensamientos/sentimientos negativos y estimulación. Pueden variar mucho en intensidad y frecuencia. Para recibir un diagnóstico, los síntomas deben estar presentes por lo menos un mes después del evento traumático. 

  • Pensamientos intrusos: Experimentar flashbacks intensos, sueños inquietantes y recuerdos repetitivos y no deseados del evento.
  • Evitación: Alejarte intencionalmente de personas, sitios y conversaciones que te puedan hacer recordar el evento.
  • Pensamientos/sentimientos negativos: Sentimientos de desesperanza, culpa, miedo o vergüenza. Esto también incluye la sensación de desconectarte de otras personas, y de perder interés en las cosas que amabas.
  • Estimulación: Estar irritable o enojado, tener arrebatos emocionales, participar en comportamientos imprudentes, tener dificultades para dormir toda la noche, y estar nervioso o sobresaltar fácilmente.

Una condición relacionada, llamada trastorno por estrés agudo, comparte los mismos síntomas que el TEPT. Sin embargo, estos duran de entre tres días y un mes después del evento, y luego disminuyen. 

¿Cuáles son algunas de las señales de alerta comunes?

El TEPT se caracteriza por sentimientos intensos de ansiedad y miedo, y puede estar acompañado de flashbacks, ataques de pánico y conducta de evitación. Por esto, un ser querido con esta condición puede mostrar cambios visibles en su comportamiento. Pueden parecer perturbados y nerviosos en ciertas situaciones. Hasta podrías ser testigo a un flashback o ataque de pánico mientras estás con ellos.

Pero a veces, los síntomas son menos obvios. Personas que están luchando contra condiciones crónicas de salud mental pueden aprender a ocultar su dolor de los demás. Es importante recordar que las condiciones de salud mental son enfermedades invisibles. Solo porque algunas personas muestran síntomas externos, no quiere decir que todos lo harán.

Si crees que una persona en tu vida puede tener TEPT, presta mucha atención a cómo les va en diferentes áreas de su vida. ¿Están evitando situaciones específicas más? ¿Han desarrollado fobias nuevas o raras? ¿Están teniendo dificultades para hacer las cosas bien en el trabajo o escuela? ¿Se niegan a hablar sobre su trauma reciente? Si es así, puede que estén luchando contra TEPT y deberías buscar el tiempo para hablar con ellos sobre sus síntomas.

¿Qué causa TEPT?

La causa exacta del TEPT es desconocida. Los médicos creen que hay un rango de factores que juegan un papel en su desarrollo, incluyendo:

  • La genética: Ciertas personas son más propensas a desarrollar TEPT si hay un historial familiar.
  • La biología: Algunos estudios han demostrado que personas con TEPT tienen niveles anormales de químicas cerebrales como la adrenalina, o anomalías en una parte del cerebro llamada el hipocampo.
  • Un trauma: Se piensa que las experiencias traumáticas impactan la probabilidad de desarrollar trastornos de ansiedad más tarde en la vida. Por ejemplo, alguien que fue criado en un hogar turbulento puede ser más ansioso que alguien que fue criado en un hogar alentador.
  • Ambiental: Estar en ambientes de alto estrés por largos periodos puede provocar trastornos de ansiedad.

¿Cómo se trata?

Existen dos métodos principales de tratamiento para el TEPT – psicoterapia y medicamentos. Un estilo de vida sano puede ayudar. Mantener una dieta equilibrada, un horario de sueño de 8 horas, un régimen de concientización (como el yoga, meditación o clases de arte terapia) y mantenerse físicamente activo pueden disminuir la gravedad de los síntomas. Sin embargo, para muchas personas con una ansiedad seria y prolongada, estos ajustes no son lo suficiente para solucionar el trastorno.

Hay varios enfoques terapéuticos que pueden ser recomendados para tratar el TEPT. Todos tienen el mismo objetivo – de ayudar a que la persona retome el control de su vida, minimizar los síntomas negativos y desarrollar mecanismos de afrontamiento sanos. Los modelos populares incluyen:

  • La terapia cognitivo conductual (TCC): La TCC es un modelo terapéutico que desafía los patrones negativos del pensamiento y conducta. Se basa en la idea que nuestras actitudes impactan considerablemente como nos comportamos y pensamos. En la TCC, un terapeuta te ayudará a reemplazar los patrones negativos del pensamiento y comportamiento con unos más positivos, para mejor gestionar tus preocupaciones y miedos. A menudo una forma de TCC llamada la terapia cognitiva procesual (TCP) se recomienda para personas con TEPT.
  • La terapia de exposición prolongada (EP): La EP es un tipo de terapia que expone a las personas a sus miedos y ansiedad para minimizar el estrés asociados con ellos. Los pacientes trabajan con su médico para crear una “jerarquía de exposiciones” que enfrentarán juntos a lo largo del tiempo.
  • Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR, por sus siglas en inglés): La EMDR es una forma de terapia en el cual los movimientos centrados en el cuerpo son utilizados para enfrentarse a los recuerdos y sentimientos traumáticos. Se recomienda para personas que tienen dificultades para hablar sobre su trauma. 

Medicamentos

A menudo se recomiendan medicamentos junto a la terapia. Diferentes tipos de drogas pueden ser usadas para tratar diferentes síntomas.

Los ISRS, o inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, son una forma de medicamentos antidepresivos utilizados para tratar la depresión y ansiedad. Funcionan mejorando la actividad de serotonina natural del cerebro con la esperanza de aumentar los niveles de alegría y placer. Los ejemplos más conocidos incluyen Lexapro, Prozac, Paxil y Zoloft. Otro antidepresivo popular utilizado para tratar el trastorno de pánico son las drogas llamadas inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN).

Una alternativa a los antidepresivos son los medicamentos anti-ansiedad conocidos como benzodiacepinas (estos son Klonipin, Ativan, Xanax, etc.) Normalmente estos se usan para ofrecer alivio de la ansiedad de corto plazo y no son recomendados para personas que luchan contra el abuso de sustancias ya que pueden conducir a una adicción física. 

Es importante recordar que el plan de tratamiento es personalizado. Si estás buscando ayuda, asegúrate de trabajar de uno a uno con un doctor para crear un plan adaptado a tus necesidades. Solo porque un medicamento o terapia ayuda a que alguien se recupere, no quiere decir que será la solución correcta para ti. Nunca te sientas culpable de pedir ayuda, de tomar medicamentos o de ir a terapia. Cuidar de tu salud mental es algo productivo y valiente. 

¿Cómo puedo ayudar a un ser querido con TEPT?

Puede ser difícil saber cómo reaccionar cuando alguien a quien quieres no está bien. ¿Querrán hablar, o prefieren mantener sus experiencias privadas? ¿Los estarás alejando si tocas el tema?

No hay respuestas sencillas a estas preguntas. Cada persona gestiona su salud mental de forma diferente. Dicho esto, todos queremos sentirnos amados y apoyados. Demostrarle a alguien que estás comprometido en su bienestar puede hacer un mundo de diferencia. He aquí algunas maneras de cómo hacerlo:

  • Edúcate: Infórmate sobre los síntomas, opciones de tratamiento y recomendaciones de vivir sanamente. Trata de comprender por lo que está pasando tu ser querido, así puedes estar preparado para tocar el tema. Esto también hará que seas un valioso recurso a la hora de encontrar un tratamiento.
  • Promueve vivir santamente: Dormir bien, comer comidas nutritivas, estar activo y limitar el consumo de cafeína pueden marcar un punto de inflexión para alguien con TEPT. Si están rodeados de personas que promueven este estilo de vida, son más probables a crear sus propios hábitos sanos. Prueba a inscribirte a una clase de fitness juntos o de cocinar en casa usando ingredientes sanos.
  • Aboga por el tratamiento: Pedir ayuda puede ser difícil. El estigma social a menudo no deja que las personas hablen de sus síntomas. Apoya a tu ser querido ayudándolos a investigar diferentes métodos de tratamiento o doctores en el área. Si quieren, puedes ir a algunas sesiones con ellos. Recuérdales que no hay nada raro con recibir ayuda y que estás orgulloso de ellos por seguir adelante.
  • Escucha: Es común para las personas luchando contra el TEPT de sentirse solos. Busca tiempo para tener conversaciones significativas. Pregúntales cómo están. Deja que hablen y asegúrate de no descartar sus emociones. No es tu trabajo de arreglarlos, solo de estar presente. Si son reacios a hablar de sus experiencias, no los fuerces. 
  • Acompáñalos: Si ciertos ambientes les provocan un ataque, ofrece irte con ellos o de permanecer a su lado. Asegúralos de que todo estará bien. Mantén la calma, aunque sus niveles de ansiedad aumenten.
  • Hagan cosas juntos: Esto incluye actividades que parecen normales como salir de compras, dar un paseo o ver una peli. Esto puede ayudar a distraerlos de su trauma y alentar socializar.
  • No les digas que se calmen: A menudo a las personas con ansiedad se les dice “supéralo”, “no te preocupes tanto” o “tranquilízate”. Estas frases descartan sus emociones y no ayudará a disminuir sus síntomas. Deja que se desahoguen sin juzgarlos.
  • Sé paciente: No te lo tomes mal si te atacan verbalmente, si no responden a tus textos o si se socializan menos. Ellos están luchando contra algo que es muy difícil superar. Su distancia no tiene nada que ver con la persona que eres. Sigue estando presente para ellos aún cuando parezca que no ayuda en nada. Este simple detalle les dejará saber que tienen a alguien en su vida que se preocupa por ellos.

Apoya nuestro trabajo

Nuestra misión es cambiar la manera en que el mundo percibe la salud mental.