Covid-19 has been hard on us all. If you're struggling, these resources might help.
Made of Millions #DearManager
Un análisis profundo sobre los trastornos

Trastorno bipolar

Anteriormente llamada la depresión maníaca

¿Qué es?

Todos tenemos nuestros altibajos. Días buenos tienen el poder de hacernos sentir alegres y seguros, mientras que los malos nos pueden dejar frustrados y tristes. Estos cambios de ánimo son una parte normal de la vida. Pero para algunas personas, estos altibajos en el estado anímico no son ocasionales y conectados a ocurrencias recientes. Son extremos, incontrolables y muchas veces debilitantes.

Esto se llama trastorno bipolar, antes conocido como la depresión maníaca. Bipolar es un trastorno de ánimo caracterizado por sus intensos momentos de altas emociones (episodios maniacos/hipomaniacos) y los momentos de bajas emociones (episodios depresivos). Durante un episodio maníaco, una persona siente altos niveles de energía, euforia, irritabilidad e impulsividad. Durante un episodio depresivo, sienten niveles de energía muy bajos, junto a emociones de desesperanza. 

Existen cuatro tipos distintos de trastorno bipolar – bipolar I, bipolar II, trastorno ciclotímico, y otros especificados/no especificados. Aproximadamente 2.6% del poblado estadounidense es diagnosticado con trastorno bipolar, de estos, un 83% de los casos son considerados graves.

¿Cuáles son los síntomas?

Las tres características principales del trastorno bipolar, independientemente del tipo, son manía, hipomanía y depresión. La manía e hipomanía tienen los mismos síntomas, sin embargo, hipomanía es menos intensa y no implica alucinaciones o una desconexión de la realidad.

Durante los episodios maníacos y depresivos, la habilidad de una persona de cumplir tareas cotidianas es gravemente impactada. Puede que tengan problemas en el trabajo, casa y en situaciones sociales. Algunos episodios incluyen una combinación de síntomas maníacos y depresivos. Estos se llaman episodios “mixtos”. 

Síntomas maniacos/hipomaniacos:

  • Tener altos niveles de energía
  • Actuar de manera sobre estimulado/a, nervioso/a, tenso/a
  • Sensación exagerada de bienestar o eufórico/a
  • Tener problemas de dormir (insomnio)
  • Enojarse o molestarse fácilmente
  • Hablar rápidamente sobre muchos temas
  • Experimentar pensamientos apresurados
  • Participar en comportamientos arriesgados como gastar grandes cantidades de dinero o tener mucho sexo
  • Experimentar una desconexión de la realidad (psicosis)

Síntomas depresivos:

  • Tener niveles muy bajos de energía
  • Sentirse triste y sin esperanza
  • Tener baja autoestima
  • Perder interés en las cosas que amabas
  • Tener problemas para dormir (insomnio) o dormir demasiado (hipersomnia)
  • El aumento o pérdida significante de peso
  • Problemas de concentración en el trabajo
  • Sensación de fatiga y lentitud
  • Tener pensamientos repetitivos de muerte y suicidio

Todos los tipos de trastorno bipolar tienen cambios intensos de ánimo, energía y conducta. Sin embargo, la gravedad de estos episodios y la frecuencia en que ocurren no es igual.

  • Bipolar I: Definido por episodio maniacos intensos que duran por lo menos 7 días. En algunos casos, psicosis puede ocurrir y requerir hospitalización. Frecuentemente, lo que sigue los episodios maníacos son episodios depresivos que duran por lo menos 2 semanas.
  • Bipolar II: Definido por un patrón de episodios depresivos e hipomaníacos, pero sin episodios maníacos.
  • Trastorno ciclotímico: Definido por períodos de síntomas depresivos e hipomaníacos en el transcurso de al menos 2 años para adultos, y 1 año para niños/adolescentes. Estos síntomas son menos severos que los “típicos” episodios depresivos e hipomaníacos.
  • Otros especificados / no especificados: Casos que no cumplen con el criterio de arriba, o que son el resultado de uso de sustancias y/o otra condición médica.

¿Cuáles son algunas de las señales de alerta comunes?

El trastorno bipolar no siempre es fácil de reconocer. Síntomas menos graves de manía y depresión pueden hacerse pasar como cambios de ánimo normales. Si crees que un ser querido está teniendo problemas, presta mucha atención a cómo les va en el trabajo, escuela, casa y en situaciones sociales. Asegúrate de monitorear su comportamiento durante un largo periodo.

Hazte las siguientes preguntas: 

  • ¿Están teniendo problemas para completar tareas en el trabajo, ya sea porque están muy preocupados por otros intereses o porque parecen estar distantes y desmotivados?
  • ¿Pasan por periodos de alta actividad y energía, seguido por calmas intensas?
  • Durante los periodos de mucha energía, ¿están participando en conducta que parece ser atípica? Por ejemplo, pensar en tener una aventura amorosa o gastar mucho dinero.
  • ¿Parecen estar encantados de la vida?
  • ¿Hablan de sentirse como un dios o famoso?
  • ¿Están teniendo problemas con el abuso de sustancias o usan el alcohol y drogas para regular su estado de ánimo?

Si es así, puede que estén luchando contra un trastorno bipolar y deberías hacer tiempo para hablar con ellos sobre sus síntomas. 

¿Qué causa este trastorno?

La causa exacta es desconocida. Los médicos creen que existe un rango de factores que tienen algo que ver con su desarrollo, incluyendo:

  • Genética: Ciertas personas son más propensas a desarrollar el trastorno bipolar si existe un historial familiar de condiciones depresivas.
  • Química cerebral: Los médicos saben que los neurotransmisores en el cerebro como la serotonina, dopamina y noradrenalina impactan nuestros niveles de alegría. El trastorno bipolar u otras formas de depresión pueden ser causadas por un desequilibrio de estas químicas. Muchas veces los medicamentos ISRS son recetados con la esperanza de equilibrar lo química cerebral y estabilizar el ánimo. 
  • Hormonas: Los cambios hormonales han sido asociados con la depresión. Las personas pasando por la pubertad, menopausia o aquellos que padecen trastornos de la tiroides a menudo ven una conexión entre la producción hormonal y su estado de ánimo.
  • Trauma: Se piensa que pasar por un evento estresante o traumático, como un accidente de auto o asalto sexual, puede desencadenar la condición en algunas personas. 

What is Bipolar Disorder?

The word bipolar means ‘two extremes.’ For the many millions experiencing bipolar disorder around the world, life is split between two different realities: elation and depression.

¿Cómo se trata?

Existen dos métodos principales de tratamiento para el trastorno bipolar –psicoterapia y medicamentos. Un estilo de vida con hábitos sanos también puede ayudar. Por ejemplo, comer bien, hacer ejercicio con regularidad, tomar nota de los altibajos del estado de ánimo, y evitar el alcohol y drogas.

Las psicoterapias más comunes para tratar el trastorno bipolar son la terapia cognitivo conductual (TCC) y la terapia interpersonal y del ritmo social (IPSRT, por sus siglas en inglés).

La TCC es una forma de terapia que desafía los patrones y conducta de pensar negativamente. Se basa en la idea de que nuestras actitudes impactan considerablemente la manera en que pensamos y nos comportamos. En la TCC, un terapeuta ayudará a que reemplaces los patrones y conducta de pensar negativamente con unos más positivos.

Por ejemplo, una persona con depresión se puede despertar y pensar “la vida es tan dura, no estoy seguro/a que vale la pena tratar.” La TCC les enseñará a reconocer que ese es un pensamiento inútil y a reemplazarlo con algo más productivo como “la vida se complica, pero yo tengo el poder para seguir adelante.” La TCC puede ser administrada uno a uno, o en grupo. 

Recientemente se encontró que una forma de la TCC, la terapia dialéctica conductual (DBT, por sus siglas in inglés) beneficia a las personas con trastorno bipolar. La DBT se enfoca en el notable balance entre dónde estamos y dónde queremos estar. Promueve el crecimiento sin sentir vergüenza por nuestro estado actual. 

La IPSRT es una forma de terapia que ayuda a las personas mantener un estado emocional sano a través de la creación de rutinas productivas. Estas pueden incluir cómo y cuándo duermen, comen, hacen ejercicio o trabajan. Las metas de la IPSRT son de establecer rutinas sostenibles, minimizar factores estresantes cotidianos y aprender técnicas que ayudarán a que la gestión de los síntomas sea más fácil.

Terapias familiares pueden ser recomendadas para ayudar a enseñar a los padres, hermanos y otros miembros de la familia cómo apoyar a un ser querido que padece trastorno bipolar. 

Existe un rango amplio de medicamentos utilizados para tratar la condición. Lo que recomienda un doctor depende del tipo de trastorno, la gravedad y cualquier condición que pueda estar ocurriendo a la vez. Los medicamentos frecuentemente recetados incluyen:

  • Estabilizadores del estado de ánimo: Estos ayudan a controlar los episodios maniacos e hipomaniacos. Ejemplos incluyen Lamictal, Depakote, Lithobid y Equetro.
  • Antipsicóticos: También conocidos como neurolépticos o tranquilizantes mayores, estos ayudan a controlar los síntomas de psicosis. Algunos ejemplos son Zyprexa, Risperdal, Seroquel, Abilify and Latuda.
  • Antidepresivos: Estos ayudan a minimizar los síntomas de depresión. Hay muchos tipos diferentes de antidepresivos, incluyendo los ISRS, IRSN, IMAO y antidepresivos tricíclicos. Algunos ejemplos incluyen Zoloft, Lexapro, Paxil, Celexa, Prozac, Effexor y Cymbalta.
  • Medicamentos anti-ansiedad: También llamados benzodiacepínicos, estos ayudan a minimizar los síntomas de ansiedad y mejoran el sueño. Ejemplos incluyen Xanax, Klonopin, Valium y Ativan.

Puedes aprender más sobre medicamentos para el trastorno bipolar aquí

Es importante recordar que los planes de tratamiento son personalizados. Si estás buscando ayuda, asegúrate de trabajar de uno a uno con un médico para crear un plan que satisfaga tus necesidades. Solo porque un medicamento o terapia puede ayudar a otra persona recuperarse, no quiere decir que será la solución correcta para ti. Nunca te sientas culpable de pedir ayuda, tomar medicamentos o de ir a terapia. Cuidar de tu salud mental es algo productivo y valiente de hacer.

¿Cómo puedo ayudar a un ser querido con Trastorno bipolar?

Puede ser difícil saber cómo reaccionar cuando alguien a quien quieres no está bien. ¿Querrán hablar, o prefieren mantener sus experiencias privadas? ¿Los estarás alejando si tocas el tema?

No hay una respuesta sencilla a estas preguntas. Cada persona gestiona su salud mental de forma diferente. Dicho esto, todos queremos sentirnos amados y apoyados. Demostrarle a alguien que estás comprometido en su bienestar puede hacer un mundo de diferencia. He aquí algunas maneras de cómo hacerlo:

  • Edúcate: Infórmate sobre los síntomas, opciones de tratamiento y recomendaciones para vivir sanamente. Trata de comprender por lo que está pasando tu ser querido, así puedes estar preparado para tocar el tema. Esto también hará que seas un valioso recurso a la hora de encontrar un tratamiento.
  • Promueve el vivir sanamente: Dormir bien, comer comidas nutritivas, estar activo y limitar el uso de sustancias pueden marcar un punto de inflexión para alguien con trastorno bipolar. Si están rodeados de personas que promueven este estilo de vida, son más probables a crear sus propios hábitos sanos. Prueba a inscribirte a una clase de fitness juntos o de cocinar en casa usando ingredientes sanos.
  • Aboga por el tratamiento: Pedir ayuda puede ser difícil. El estigma social a menudo no deja que las personas hablen de sus síntomas. Apoya a tu ser querido ayudándolo a investigar diferentes métodos de tratamiento o doctores en el área. Si quieren, puedes ir a algunas sesiones con ellos. Recuérdales que no hay nada raro con recibir ayuda y que estás orgulloso de ellos por seguir adelante.
  • Escucha: Es común para las personas luchando contra la depresión de sentirse solos. Busca tiempo para tener conversaciones significativas. Pregúntales cómo están. Deja que hablen y asegúrate de no descartar sus emociones. No es tu trabajo de arreglarlos, solo de estar presente. Evita decir cosas como – “es solo una etapa” o “podría ser peor”. Muchas veces, personas con depresión están preocupados de ser una molestia y este tipo de lenguaje puede hacerlos sentir que esos miedos son verdad.
  • Ayúdalos: Durante episodios maníacos y depresivos, puede ser difícil terminar tareas importantes como preparar comidas, pagar cuentas o limpiar. Busca tiempo para hacer estas cosas con tu ser querido para que se sientan apoyados y no se sientan sobrecargados con trabajos inacabados. 
  • Sé honestos con ellos: No endulces la verdad de sus síntomas o evites ofrecer una opinión honesta. Tú quieres apoyar a tu ser querido, pero no consentir los hábitos negativos que su trastorno bipolar quiere que formen. Ignorar las señales de alarma muchas veces hace que el problema sea más grande a la larga.
  • Sé paciente: No te lo tomes mal si se desquitan contigo, si no responden a tus textos o si se socializan menos. Ellos están luchando contra algo que es muy difícil superar. Su distancia no tiene nada que ver con la persona que eres. Sigue estando presente para ellos aun cuando parezca que no ayuda en nada. Este simple detalle les dejará saber que tienen a alguien en su vida que se preocupa.

Apoya nuestro trabajo

Nuestra misión es cambiar la manera en que el mundo percibe la salud mental.